¿PARA QUÉ SIRVEN LOS DRONES EN AGRICULTURA?

El uso de drones en agricultura o también llamado agricultura de precisión está experimentando un continuo crecimiento gracias al desarrollo tecnológico de los equipos aéreos (drones), los sensores para capturar información y de las herramientas para el análisis y gestión de los datos obtenidos, permitiendo día a día a más agricultores beneficiarse de esta tecnología.

A continuación, vamos a ver los campos de aplicación de drones en el sector de la agricultura más comunes.

Monitorización de cultivos con drones

Aunque actualmente ya se emplea el análisis de imágenes por satélite para la monitorización de cultivos los drones, equipados con sensores multiespectrales, cámaras termográficas y siempre apoyados de software especializado nos proporcionan una calidad y detalle que las imágenes satelitales no pueden.

Para ello nos podemos valer de drones de ala rotatoria y de ala fija, con estos últimos podemos monitorizar cientos de hectáreas de una forma muy precisa lo que nos permite estudiar las condiciones de los cultivos y recoger valores de estrés hídrico, crecimiento y estado de salud de las plantas.

Este es uno de los objetivos del uso de drones en agricultura: la detección de enfermedades y carencias nutricionales de las plantas. Y de esa forma, podemos evitar que una plaga arruine una cosecha o aumentar el rendimiento de una explotación al aportar los nutrientes necesarios.

El uso de cámaras multiespectrales nos permiten ver deficiencias en los cultivos imperceptibles a simple vista

Otro factor importante es poder evaluar el rendimiento del riego al analizar el estrés hídrico al cual está sometido un cultivo. De esta manera poder optimizar el uso de un recurso tan importante como el agua a la vez que se le proporciona al agricultor una información veraz de que zonas de su explotación necesitan de un mayor aporte o incluso de que áreas son propensas a la inundación.

En esta imagen podemos comprobar que zonas del terreno se encuentran saturadas de agua y por lo tanto sometidas a un estrés hídrico superior al debido.

Es por ello que el uso para monitorización de cultivos supone la punta de lanza para la incorporación de drones en el sector agroalimentario.

Fumigación con drones

Dando un paso más a la incorporación de drones en agricultura tenemos el uso de estas herramientas para aplicar productos fitosanitarios por vía aérea obteniendo con ello, una precisión hasta ahora inalcanzable y con una velocidad mayor a la de obtenemos con métodos más tradicionales.

Esta precisión a la hora de aplicar químicos sobre el terreno influye positivamente al no tratarse de un proceso intensivo y que por lo tanto emplea únicamente la cantidad necesaria de producto con lo que conseguimos que químico sobrante no se filtre al subsuelo permitiendo de esa manera reducir el impacto ambiental.

El uso de estos drones para fumigar junto con la información obtenida mediante el monitoreo con drones de los cultivos permite automatizar las tareas de aplicación de los productos necesarios lo que proporciona un valor extra al minimizar los riesgos de los trabajadores al exponerse a los productos químicos.

Los equipos de DJI como el Agras T16 ofrecen una solución muy potente para la aplicación de productos fitosanitarios con drones

Uso de drones para siembra

Aunque todavía no está extendido el uso de drones en agricultura de precisión para sembrado, el potencial de estos equipos hace que sea muy interesante estudiar las ventajas que puede suponer en determinadas situaciones.

Tanto la rapidez como la posibilidad de poder acceder a casi cualquier lugar con uno de estos drones hace que sea una opción viable en operaciones de reforestación de determinadas zonas de difícil acceso.

Como caso práctico podemos encontrar la prueba piloto que pretende restaurar las zonas calcinadas por los incendios de 2019-2020 en Australia y que son el hábitat natural de especies animales como el koala. Este proyecto pretende plantar 100.000 árboles en el periodo de 3 años.

Otros de los requisitos del uso de drones para diseminar semillas por vía aérea, es que hace necesario que estas se encuentren encapsuladas, lo que favorece la germinación en el momento que la situación es más propicia.

Carga de semillas en dron - WWF-Australia

Un operador de dron carga las cápsulas con las semillas en un dron. | WWF-Australia